Hoy conocida, plaza de “Los mártires”
La actual cabecera municipal llevó el nombre de “Ximochoque”, que significa “Lugar de bules amargos”. A la llegada de los españoles el lugar fue rebautizado con el nombre de San Pedro Lagunillas en honor del primer Conde de Miravalle, Pedro Alonso Dávalos Bracamonte y Uibarri, quien aportó los recursos para la construcción del templo, y en referencia a las lagunas de agua clara que se localizan en el lugar.
Reseña Histórica
San Pedro Lagunillas fue un pueblo indígena llamado “Ximochoque”, el cual se constituyó como uno de los cacicazgos del reino de Xalisco. A la llegada de los españoles al mando de Nuño Beltrán de Guzmán, en 1530, “Ximochoque” era gobernado por Masmayo.

De 1592 a 1604, realizada la conquista, el fraile Bernardo de Balbuena tuvo a su cargo la administración religiosa de las minas del Espíritu Santo y San Pedro Lagunillas, y su padre, del mismo nombre, la administración de las propiedades de los condes de Miravalle. Durante esta época, se desarrollaron encomiendas mineras y agrícolas, cobrando auge, a fines del siglo XVIII, la hacienda de “El Conde”.

Durante la guerra de la independencia, en 1821, vecinos del lugar participaron en un combate librado cerca de San José del Conde en favor de la lucha libertaria. Más tarde se juró el Plan de Iguala o Pacto Trigarante. En 1825, San Pedro Lagunillas fue considerado municipio del departamento de Compostela conforme a la división política del Estado de Jalisco, dentro del séptimo cantón. En 1855, Don Prudencio García y la asamblea de notables firmaron el acta de adhesión al Plan de Ayutla.

El 6 de mayo de 1861, Manuel Lozada atacó e incendió San Pedro Lagunillas donde murieron 260 personas, en la hoy conocida, plaza de “Los mártires”. En 1883, San Pedro se integró a la prefectura de Compostela del territorio de Tepic.

El 5 de febrero de 1918, con la promulgación de la constitución del Estado Libre y Soberano de Nayarit, se crea el municipio de San Pedro Lagunillas, que comprendía a la cabecera del mismo nombre y las localidades de El Conde, Tequilita y Tepetiltic. Poco después se fundaron Milpillas, Las Guásimas, Cerro Pelón, entre otras.
Su extensión geográfica es de 520 kilómetros cuadrados, lo cual representa el 1.88% de la superficie del estado. Ocupa el decimosexto lugar en cuanto a dimensión territorial.
Agricultura

Los principales cultivos son: maíz grano, sorgo grano, frijol y caña de azúcar. El total de la superficie sembrada es de 6,223 hectáreas que representan el 11.97% del total municipal, siendo el 99.8% de ésta superficie cultivada de temporal.
Pesca

La explotación pesquera de mojarra tilapia que se cría en las lagunas de San Pedro y Tepetiltic, es de tipo comercial para la atención del turismo. Los pescadores de las comunidades de la cabecera municipal y Tepeltitic se encuentran organizados para la siembra, alimentación, captura y comercialización de sus productos.
Fiestas, Danzas y Tradiciones:
Se realizan fiestas religiosas el 29 de junio en honor al santo patrono del lugar, San Pedro Apóstol, con danzas, procesiones y juegos pirotécnicos de gran colorido. El 12 de diciembre, se celebra en forma muy especial a la Virgen de Guadalupe.
Música:
La música autóctona se conserva y se practica en la danza de las fiestas religiosas, sin embargo, la música de mariachi y banda es la que más se escucha en las comunidades del municipio. El municipio se caracteriza por la existencia de una gran cantidad de agrupaciones musicales, destacando “Banda Ráfaga”, “Banda Carretero” y “Banda Coritas”.
Gastronomía:
El municipio es rico en la preparación de los mariscos y platillos mexicanos como el pozole, menudo, tostadas, etc. Visitar el municipio sin saborear la mojarra tilapia frita (chicharrón de pescado), a la orilla de la laguna de San Pedro Lagunillas y Tepetiltic, es imperdonable.

Leave a Reply