Playa el Sesteo, Nayarit
sesteoPlaya el Sesteo es una localidad perteneciente al municipio de Santiago Ixcuintla, en el estado de NAYARIT.

Está situada a 5 metros de altitud sobre el nivel del Mar, sus cordenadas geográficas son Longitud:21º 43′ 26” , Latitud:-105º 29′ 04”
¿Qué tiene este lugar que no tengan muchos otros a todo lo largo de las Costas del Pacífico?

Por ser mar abierto no cuenta con bahías, sus olas no se prestan para el deporte, raras veces se hallan conchas sobre la arena; normalmente el viento sopla con fuerza y, cuando no, los mosquitos pululan, ávidos de picar; sus servicios turísticos son mínimos… entonces ¿qué hace de Sesteo un sitio atractivo? Pues nada más y nada menos que su comida, su tranquilidad y su gente. ¿No es eso bastante?

Retirado de las principales rutas turísticas del estado de Nayarit, a Sesteo se llega por una carretera pavimentada de 40 km que parte de Santiago Ixcuintla, un simpático pueblo comercial con interesante arquitectura de la época porfiriana, y concluye en el ejido Los Corchos, para de ahí continuar por una brecha de tierra de un kilómetro, hasta donde se encuentra una serie de enramadas que, durante las épocas de turismo –que ahí son escasas- sirven como punto de arribo para los visitantes.

Sí, los días de turismo son pocos: toda la Semana Santa y algunos de Navidad y Año Nuevo, nada más. El verano presenta una temporada de lluvias que ahuyenta a cualquier curioso, y el resto del año sólo los lugareños recorren sus parajes y su playa, en un ritmo de vida muy particular y rutinaria para ellos.

A primera vista Sesteo no es más que una aldea de pescadores, con algunas casas de material (cemento y bloc) que son habitadas sólo en época de vacaciones porque la mayor parte de la gente vive en Los Corchos. Conocerlo más a fondo, sin embargo, nos lleva a descubrir que ni siquiera la pesca es el primordialmodus vivendide sus pobladores, y cuando vemos las casas de campo abandonadas entendemos que una vez, muchas décadas atrás, el asentamiento prometía para más, pero su destino fue otro.

Hace unos cuarenta años, según cuentan los lugareños que vinieron esos tiempos, se construyó la carretera que vino a beneficiar a pueblos como Otates, Villa Juárez, Los Corchos y Boca de Camichín (donde termina en brecha). Debido a ella se inició el crecimiento de la zona costera, que ya para entonces era famosa pro su producción de pescado y ostión, así como de camarones tanto de mar como de los generosos esteros que de hecho abundan en toda esa región nayarita. Así, con un camino asfaltado, los aldeanos pudieron desplazar sus productos con mayor rapidez y los compradores mayoristas conseguirlos frescos y a muy buen precio. Del mismo modo, gracias a esa carretera, alguien tuvo la ocurrencia de proyectar una zona turística, fraccionando lotes que se vendieron rápidamente y donde los nuevos dueños de inmediato empezaron a construir sus casas de fin de semana, en esa región de futuro promisorio. Los pobladores vieron cómo su olvidado terruño fue creciendo y recibiendo gente que nunca antes había pisado esas tierras.

Leave a Reply