Una sobredosis ocasiona arritmias peligrosas
peyoteEl peyote es un pequeño cactus globular, redondo y de cerca de 12 centímetros de diámetro, con un color verde azulado glauco, aunque en algunas zonas desérticas puede adquirir tonalidades blancas o rojizas debido al polvo y al sol. Carece de espinas, excepto en la fase inicial de crecimiento, y en lugar de éstas posee unas prolongaciones lanosas pubescentes de color blanco o ligeramente amarillentas, similares al algodón, llamadas gloquidios.
La parte superior del cactus que sobresale del suelo, también llamada corona, consiste en botones en forma de disco que son cortados de la raíz y secados. Estos botones generalmente se mastican o se hierven en agua para elaborar un té psicotrópico. La dosis efectiva de la mezcalina es alrededor del 0,3 al 0,5 g., equivalente a 5 g de peyote seco y la experiencia dura alrededor de 12 horas.
Los pueblos que lo emplean ancestralmente con fines rituales son entre otros: Huicholes, Tarahumaras, Tepehuanis, Coras, además de varias tribus estadounidenses que se han reunido bajo el nombre de Iglesia Peyotera Nativa Americana (Native American Peyote Church), reconocida legalmente en los EU desde 1918.
Usos del Peyote como planta medicinal:
En la medicina tradicional indígena de algunos pueblos se ha usado como remedio para la diabetes, la neumonía y el cáncer; como analgésico, contra los dolores de muelas, reumatismo o artritis, asma, malestares intestinales, influenza; para facilitar el parto y aumentar el deseo sexual, también para efectos ocasionados por la mordedura de serpiente, picaduras de escorpión y algún otro tipo de envenenamiento.

En psicoterapia se ha utilizado bajo prescripción médica para el tratamiento de la neurastenia. Se ha utilizado también en cardiología . Se ha visto que ejerce un gran poder antibacteriano, siendo capaz de eliminar cepas que se manifestaron resistentes a las penicilinas.

El peyote contiene numerosos alcaloides, entre ellos peyotina, anhalina, anhaloidina, anhalinina, anhalonina, lofoforina, etc., pero el más importante es la mezcalina, que es un poderoso enteógeno.

La molécula de mezcalina es una fenetilamina, relacionada estructuralmente con la noradrenalina y dopamina, por lo que posee fuertes efectos sobre el sistema nervioso autónomo periférico, así como sobre el sistema nervioso central. Probablemente ningún fármaco de este grupo posee una capacidad tan deslumbrante para suscitar visiones, y en especial para producir las más fantásticas mezclas de forma y color. Tras una primera fase de euforia sobreviene un período de serenidad mental y relajación muscular, donde la atención se desvía de estímulos perceptivos para orientarse hacia la introspección y la meditación.

Entre los efectos que produce su ingestión están las visiones, distorsión de las coordenadas espacio-temporales y alteraciones del esquema corporal. Sus efectos varían en función del ánimo del consumidor, sus expectativas y el medio que le rodea, por lo que tradicionalmente se ha destacado la importancia de que el uso de esta droga fuera unido a preparativos muy concienzudos; los efectos podrían resultar impredecibles. Los preparativos y manejo de la toma de esta planta deberían estar a cargo de marakames –chamanes o maestros peyoteros, generalmente de la etnia huichol–, quienes han heredado un conocimiento milenario de su manejo.

En estado natural los botones del peyote se mastican solos o en compañía de algún líquido, su sabor es bastante amargo. Cuando el cacto se deshidrata retiene la mezcalina indefinidamente. Puede reducirse a polvo para prepararse en té o añadirse a un jugo de fruta. La mezcalina pura se administra por vía oral o intravenosa.

Las dosis bajas son de 1 a 2 cabezas de peyote; las medias de 3 a 6; y las altas de 7 a 10 cabezas. Las dosis bajas de mezcalina pura van de 150 a 200 mg; las medias de 300 a 500 mg; y las altas de 800 a 1.000 mg. En ninguno de los casos, ni consumiendo peyote o mezcalina pura se ha reportado la existencia de una dosis letal.

Los efectos del peyote ingerido crudo o seco, al igual que el de la mezcalina por vía oral, comienzan entre los 60 y 90 minutos después de la ingestión y duran entre 7 y 10 horas. Los efectos de la mezcalina inyectada comienzan entre los 10 y los 20 minutos.

La tolerancia es prácticamente nula si las dosis se espacian un mes como mínimo. Sólo tras años o décadas de administraciones mensuales o quincenales, la dosis puede doblarse o triplicarse. No hay indicios de que el consumo de peyote genere adicción física o psicológica.
Una sobredosis ocasiona arritmias peligrosas por lo que debe considerarse como urgencia médica.

http://www.visionchamanica.com/yage_EMC/peyote.htm

Leave a Reply